Poeta de hoy en Buenos Aires, Argentina

 

Estela Barrenecchea

 

 

 

Clinamen

 

Sólo hay dos sustancias: el átomo y el vacío.

Los átomos declinan, se juntan por deseo.

LUCRECIO

 

 

I

 

Turbulencia de un instante

con extraño equilibrio el vacío,

el tiempo en un espacio interior.

 

El color de un acento se clava en la cabeza.

¿Por qué lo que vive desconcierta la noche?

Neutra de mí la luna gotea belleza.

Luz blanca que abraza con su engranaje

el lado más sombrío del balcón.

 

¿Por qué este punto del espacio enlaza la presencia?

 

 

II

 

Hay escena en la luna y siempre vuelve el sonido tenue,

la infidencia de una voz vieja

como un artefacto tembloroso.

¿Se conjuga el rostro de la infancia?

 

¿Por qué en mi boca la mueca del sentido?

 

 

III

 

Padre, no tengo muchas palabras,

ellas están en mi trama,

en el contacto de tu manera

puesta a punto sobre la hierba de tus ojos.

 

¿Qué es esta herida capturada en la página?

 

 

halo lunar sin cohes