Poeta de hoy en Santiago de Cuba

 

José Orpí Galí

 

El hombre detenido

 

pensando en el SIDA

 

 

Hay un hombre detenido ante la puerta.

Nadie sospecha que tras ella

la esperanza es un punto vacilante

en la verde cicatriz de la memoria.

Lejos

casi a punto de perder el equilibrio

languidece y sueña el corazón

que con los ejes rotos

semeja una barca a la deriva.

No sabe que los códigos secretos

ya fueron transportados

al indeciso escalón de las quimeras

y el minotauro espera

                               con su látigo amarillo

la caída de los frutos.

Hay un hombre detenido ante la puerta.

De tanto andar entre el acoso del bien y del mal

olvidó que el amor puede ser la amarga rosa

                   la osadía

cuando la felicidad se construye

sobre un río de hojas secas.