Poeta de hoy en Buenos Aires, Argentina

 

Roma Rotela

 

 

Gesta inicial del latido

 

Estoy aquí, al filo de la tierra

aún sin domeñar la luz y la palabra

el pecado y la culpa

todavía en su era

sin perturbar apenas la invisible

presencia del latido.

Fuego. Un rubí de sangre me pernocta

y un alud celular viste la nada

hasta levar, origen y materia

convocados sobre un altar de tiempo

el átomo y la esencia.

Peregrina del cosmos, iniciada criatura

giro en vuelo rasante de gaviota en exilio.

¿Quién regula la pausa?

¿Quién impulsa el sonido?

Intuido es el cauce de la gesta inmadura.

En el límite impuesto

ya la barca se inquieta

y presiente hay un sismo

más allá del silencio

donde moran proscriptos

desde ignotos confines

precursores del alba.

 

 

Soy un largo letargo, sorbedor de raíces

ignorando la fuente donde yazgo inconclusa

y quien guarda las llaves del portal de la vida.

Aunque nadie lo dice, adivino unas manos

un vibrar compulsivo, una voz presentida

trasvasándome rosas de la piel hacia adentro.

 

 

De su libro: Convocadora de Pájaros