Mariette Cirerol

 

Los Cuadernos de Manuel

 

Cuaderno 5 – Capítulo 6

 

Estas son las palabras que puso María al AMOR BRUJO :

 

Canción del amor dolido

 

¡Ay!

Yo no sé qué siento,

ni sé que me pasa

cuando este mardito gitano me farta

¡Ay!

 

Candela que ardes ...

¡Más arde el infierno

que toda mi sangre abrasá de celos!

¡Ay!

 

Cuando el río suena

¿qué querrá decir?

 

¡Por querer a otra

se orvía de mí!

¡Ay!

 

Cuando el fuego abrasa ...

Cuando el río suena ...

 

Si el agua no mata al fuego,

a mí el pesar me condena,

a mí el querer me envenena,

a mí me matan las penas.

 

 

 

Conjurando a la noche

 

¡Las doce están dando!

En los brazos de la Virgen María

su hijo está orando ...

Por ello te pido

oír puerta cerrar,

niño yorar

y campana repicar ...

¡Lo que mi corazón desea

mis ojos lo vean!

 

Por un camino iba yo

buscando la dicha mía :

lo que mis sacais  miraron

mi corasón no lo orvía.

 

Por la verea iba yo.

A cuantos le conocían

– ¿Le habéis visto? – preguntaba,

y nadie me respondía.

 

Por el camino iba yo

y mi amor no parecía.

Er yanto der corasón

por er rostro me caía.

 

La verea se estrechaba

y er día se iba acabando.

A la oriyita der río

estaba un hombre pescando.

Mientras las aguas corrían

iba el pescador cantando :

¡No quiero apresar

los pececillos del río ;

quiero hallar un corazón

que se me ha perdío !

 

– Pescador que estás pescando,

si has perdido un corasón,

a mí me lo están robando

a traición. –

 

El agua se levantó al oír hablar

de penas de amantes

y dijo con ronca voz :

¡Pescador y caminante,

si sufrís los dos,

en er monte hay una cueva,

en la cueva hay una bruja

que sabe hechisos de amor!

 

¡Idla a buscar

que eya remedio os dará.

 

Esto dijo er río,

esto habrá que haser ...

¡A la cueva de la bruja tengo de acudir!

¡Si eya no me da er remedio

me quiero morir!

 

¿No hay nadie en la cueva?

¡Nadie me responde!

¿Será que la bruja sale por la noche

en busca der mengue

jineta en su escoba por la chimenea?

¡Ay, Jesús me varga !

¡Que miedo me entra!

 

¡No hay nadie ... estoy sola! ...

¡Este es el manojo de las malas yerbas! ...

 

¡Este es el lagarto ...!

¡Esta es la redoma encantá,

donde el agua que sabe el secreto

de toas las vidas está aprisioná!

 

¡No hay nadie ... estoy sola!

¡Si yo me atreviera ...

haría el conjuro que el diablo callao

desata la lengua ...!

¡No hay nadie ... estoy sola! ...

¡Si yo me atreviera!

 

¡Ah! ... Es er fuego fatuo,

Espíritu y rey de la cueva,

que quiere vengarse de mí ...

¡No te acerques!

¡Fuego del infierno que las almas quemas!

 

 

 

 

Canción del fuego fatuo

 

¡Ah!

Lo mismo que er fuego fatuo,

lo mismo es er queré.

Le huyes y te persigue,

le yamas y echa a corré.

 

Nace en las noches de agosto,

cuando aprieta la calor.

Va corriendo por los campos

en busca de un corazón ...

¡Lo mismo que er fuego fatuo,

lo mismo es el amor!

 

¡Malhaya los ojos negros

que le alcanzaron a ver!

¡Malhaya er corazón triste

que en su yama quiso arder!

¡Lo mismo que er fuego fatuo

se desvanece er queré !

 

¡Er fuego fatuo desapareció!

En la luz de la luna se desvaneció!

¡La cueva es mía!

¡Vamo a ver si venso la mala suerte

con la brujería!

 

 

 

Conjuro para reconquistar

el amor perdido

 

¡Por Satanás!, por Barrabás!

¡Quiero que el hombre que me ha orvidao

me venga a buscar!

 

¡Cabeza de toro,

ojos de león! ...

¡Mi amor está lejos ...

que escuche mi voz!

 

¡Que venga, que venga!

¡Por Satanás, por Barrabás!

¡Quiero que el hombre que me quería

me venga a buscar!

¡Elena, Elena,

hija de rey y reina ...!

¡Que no pueda parar

ni sosegar,

ni en cama acostao

ni en silla sentao

hasta que a mi poder

venga a parar!

 

¡Que venga, que venga!

¡Por Satanás, por Barrabás!

¡Quiero que el hombre que me ha engañao

me venga a buscar!

 

Me asomé a la puerta

al salir el sol ...

Un hombre vestío de colorao pasó ...

Le he preguntado

y me ha contestao

que iba con los cordeles de los siete ahorcaos ...

Y yo le he dicho :

¡Que venga, que venga!

¡Pajarito blanco

que en el viento viene volando! ...

 

¡¡Que venga, que venga!

¡Entro y convengo en el pacto!

 

(Rompe la redoma contra el suelo)

 

¡Pa que venga! ¡Pa que venga! ¡Pa que venga!

¡Por Satanás! ¡Por Barrabas!

¡Quiero que el hombre que era mi vía

me venga a buscar!

 

(Se oyen ruidos de cadenas y oscurece por completo)

 

¡Ah ... ruido de cadenas arrastrás!

¡Er diablo anda en esto!

 

(Ahora se oye una música suave, a lo lejos se ve una sombra que se acerca)

 

¡Él es! Su suerte lo trae.

¡Ahora vas a ver lo que es bueno!

 

(El gitano se acerca a la cueva diciendo :)

 

¡A la pa e Dió!

 

Er  vaya contigo, caminante.

 

 

 

¿Hay argún arma güena que me quiá dar candela

pa encendé er sigarro?

 

¿Candela pides pa encendé er sigarro?

¡Pa abrasarte el arma te la daría yo!

¡Entra y tómala!

 

Dios se lo pague. Quear con Dios.

 

Prisa llevas, gitano.

 

Voy de camino.

 

Tos vamos de camino en este mundo :

la gracia está en que al fin de la verea

nos aguarde arguien.

 

Sí que hay unos ojillos negros

que me parece que van a alegrarse argo

ar verme a mí llegar.

 

Pos me parece a mí que esta noche

van a tardar un rato en alegrarse.

 

¿Por qué dice usté  eso?

 

¡Ahora lo verás!

 

 

 

Danza y canción de la bruja fingida

 

¡Tú eres aquel mal gitano

que una gitana quería! ...

¡Er querer que eya te daba,

tú no te lo merecías!

 

¡Eh! ¿Qué dices?

 

¡Quien la había de decir

que con otra la vendías! ...

¡Anda, mar gaché!

¿Que er mismísimo Pedro Botero

te abrasará esa lengua

conque amor la mentías!

 

¿Qué sabes tú?

¿Quién te ha contao to  eso?

¡Ven aquí!

 

¡No te acerques, no me mires,

que soy bruja consumá ;

y er que se atreva a tocarme

la mano se abrasará!

 

¿Quién eres?

¿Quién eres?

 

¡Soy la voz de tu destino!

¡Soy el fuego en que te abrasas!

¡Soy el viento en que suspiras!

¡Soy la mar en que naufragas!

 

(Al intentar cogerla, el gitano se queda con el velo entre las manos)

 

¡Tú ... tú ... Candelas!

 

¡Yo ...Yo!

¡Candelas Candeliya, que ardía na más que pa ti,

y que te deja a oscuras pa in secula seculorum!

 

¡No ... no pue ser ...

Atiende ... perdóname!

 

 

¡Ya está despuntando er día!

¡Venme esta noche a buscar!

Veremos si se me orvía

lo que me has hecho penar

con tanta mala partía !

 

¡Perdóname!

¡Espérame!

 

¡Ya está despuntando er día!

¡Cantad, campanas, cantad!

¡que vuelve la gloria mía!

 

¡Candela!

¡Candela!

 

¡Ya está despuntando er día !

 

 

Y repican las campanas, y ya está. Se terminó. A vivir felices.

Esta fue la primera versión del Amor Brujo, gitanería en dos actos, sobre textos de María de la O Lejárraga, mujer de Gregorio Martínez Sierra ; con Pastora Imperio como protagonista, y estrenada el 15 de abril de 1915, en el teatro Lara de Madrid. Los decorados eran del pintor Néstor de la Torre. El espectáculo fue maravilloso,  los efectos especiales, todo fue muy conseguido. El público aplaudió con frenesí, pero la crítica fue discutida. Yo estaba satisfecho, pero no del todo ; quería algo mejor, algo más sublime, menos pueril ; algo que traspasara el alma y el tiempo, algo que hiciera eterna esa belleza que Dios me da y que se llama música. Música, no teatro. Por lo tanto, lo primero que había que hacer, era quitar todo lo recitado y cantado, todo lo que no fuera música pura, y mejorar la instrumentación. Y me puse a trabajar en una versión para sexteto. Pero la versión escénica no me satisface y preparo otra, una suite para orquesta que se estrenará en el Hotel Ritz de Madrid, en un concierto organizado por la Sociedad Nacional  de  Música ,   el  28  de  marzo  de  1916 ,  dirigido  por Enrique Fernández Arbós.   Además ,  una  versión para pequeña orquesta se estrena el 29 de abril de 1917 en el teatro Lara de Madrid. Y finalmente, en 1925, se hará una versión para ballet que se estrenará en el Trianon Lyrique de Paris, el 22 de mayo, con Antonia MercéLa Argentina” y Vicente Escudero como protagonistas.

 

 

Una de las muchas exhibiciones de la

DANZA DEL FUEGO de Manuel de Falla