Viaje al Tchad

por Malén

- Madeleine Cirerol Golliard -

 

- Tercera parte –  Tercera carta

 

 

Hola  queridos/as:

 

Aprovecho momentos  perdidos  para  ir escribiendo esta  especie  de  crónica. Ahora  que  mis  compañeras  me  han  hecho  cronista  oficial, siento  el  peso de  la  responsabilidad de  escribir  un  poco  cada  día. Pero  estamos  tan  sumergidas  en esta  vida  tan  intensa  que  quedan  pocos  momentos.

 

El  curso  sigue. Pero  84  mujeres  son  muchas  mujeres,  muchas  historias. Y  también  muchos  dolores : espaldas, rodillas, costillas  e  infecciones.

 

Ayer  tuvimos quizás  la  más  dramática.  Otra mujer se  puso  de  parto. Kussa es  quizás  la  más  simpática  y  divertida  y  no  había  tenido  reparos  en  bailar  con  su  gran  barriga. Sin  embargo  para ella las  cosas  no  fueron  tan bien. Después  de  pasar  el  día  en  este  horrible  hospital , que  más  bien  parece  un  campo  de  concentración, su  bebé  nació  muerto : era una niña.  No  podéis  imaginar  el  abandono  en  que  está   todo en  este  hospital. Sólo  una  matrona (la  única  con  aspecto  mas o menos limpio de  todo  el  hospital )y un  enfermero.  No  les  dan  ni  agua, ni  comida,  ni  sábanas. Acostada  sobre  plástico sin  que  nadie  venga  a  auscultar  al  bebé. ¡Tremendo! Si  en este  hospital  no  tienes  familia  que  te  acompañe, ni  dinero  para  pagar  los  medicamentos … te  puedes  morir.

 

Una  compañera estuvo  con  ella  y  nosotras,  entre  curso  y  curso,  llevábamos  lo  necesario. Cuando  fuimos  por  la  noche acababa  de  parir. La  escena era durísima. Nos  llevamos  el  bebé a  enterrar  en  el  jardín  de  Manolo. Los  recién  nacidos  no  se  entierran  aquí  en  el  cementerio. La  escena  de  este  entierro se grabó en  mi  retina. No  podré  olvidarla.

 

El  Tchad  tiene  el  mayor  índice de  muertes   en  el  parto,  tanto  de  la  madre como  del  bebé, de  toda  Africa. Seguramente  en  nuestro  país,  con  una  ecografía y  una  cesárea, la  niña  se  habría  salvado. Aquí,  el  ecógrafo  que  los  compañeros  de  Manolo  de  Zaragoza compraron  para  el  hospital,  está  cerrado  bajo  llave  cuando  el  médico  no  está  y está ausente casi  siempre.

 

En  fin!  Vayamos  a algo más  alegre. Ayer hicimos  el  trabajo  práctico de la  preparación del  té  de artemisia. Las mujeres se dividieron en tres grupos y montaron en  un  momento  tres  fuegos. En cada grupo, una  de  las  mujeres que  ya  habían  hecho el  curso en  febrero, hacía la  demostración. Lo  tenían  muy  claro: las  dosis, el  proceso, etcétera... Y todas las mujeres  probaron la  infusión  entre  cantos  y  risas,  compitiendo los grupos entre ellos. Tengo la  escena  filmada.

 

 

   Foto de Malén arreglada para AIR: PREPARANDO EL TÉ

 

Os dije  que no  había  podido  hacer  fotos, pero  esto  era  en el  viaje  (y  alguna  hice, )  pero  de  aquí tengo  muchas  y  también  filmaciones.

 

Hay  que  decir  que  las  que  llegaron  con  “palu” y  se  pusieron  enfermas, unas  cinco y dos  niños (uno  muy  fastidiado) han  estado  tomando  la  infusión de  artemisia  y  ya están  muy  mejoradas. No quiere  decir  que  no  enferme  ninguna  más. Llevan   la  enfermedad  latente  y  a  la  primera  bajada  de  defensas, se  manifiesta.

 

Por la tarde  ya  tocaba  el  tema sobre la  epilepsia. Luz tenía  preparado un  video  muy  ilustrativo  sobre  el  trato  a  dar  a las  personas  que  sufren  una  crisis. Aquí, aunque  poco  a  poco, sobre  todo  en  las  comunidades  católicas, la mentalidad está cambiando,   el  tabú sigue en  gran  parte  de  la  sociedad y  apartan a  los  niños afectados; no  pueden convivir  con  los  demás, pues  se piensa que  están  poseídos  por  malos  espíritus y  que   el  mal  espíritu  puede  pasar  a  quien  se  acerque. Creen  que  es  contagioso. No  los  auxilian si  caen  al  fuego y  a  veces  los  abandonan. Nos  contaron  historias espeluznantes.

 

 

Viernes  9

 

Cada  día  hacemos  4  veces el  recorrido de  los 7  kilómetros  que separan  Kyabé  de  Tatemoe. El  paisaje  va  haciéndose  familiar. El  “aeropuerto” (,una  pista  para  avionetas  roja, roja),….los  grandes  árboles  que  se  recortan  en  el  cielo siempre  azul… los  pájaros  y  bueyes  que   beben  en  la charca  que  se  va  secando  día  a día y  los  niños  que  nos  esperan a  la  entrada  del  poblado  gritando : “¡Lalé lalé !...

 

Aunque  la  hierba  esté  seca, hay  muchos  arbustos  y  árboles que  están  verdes; entre  ellos muchos Karités  que  se  parecen  a  nuestros  almendros…

 

¡Parece  que  hace  tanto  tiempo  que estamos  aquí, todo  es tan  intenso y estamos  tan  inmersas en  esta  realidad, que  nos  cuesta asimilar que este  el  domingo  vayamos a  iniciar  el  camino  de  regreso!

 

Esta  mañana, Jean Gabó, la persona  que  se  cuida  del  tema  artemisia, estuvo  explicando  sobre  la  siembra  y  sus  dificultades.  Es  muy  cuidadoso  y  va  probando de una  forma,  luego de  otra; en  una  época, luego en  otra ; tomando nota de todo. Las  mujeres, por  grupos, han  visitado  el  invernadero donde  hay  plantitas  pequeñas y  otras  que  ya  han  florecido. Yo  veía como  alguna  recogía  semillas , un  poco  disimuladamente,  y  las  guardaba como  un  tesoro.

 

Para  la  segunda parte, el  tema  era  la  ablación. “La  escisión” como  la  llaman aquí y  en saracabá: Kajá. Tema  delicado, aunque  no  nuevo  para  ellas.  Hay  una  mujer, Gney , que  forma parte  de  un  equipo  de  15  personas que  va  por  los  pueblos  a  hablar  con  las  mujeres de  la  ablación.  Entre  los  cristianos está  prohibido mutilar a  las  niñas, so  pena  de  ser  expulsad@s  de  la  comunidad.   Pero,  a  escondidas, se  hace. Y lo  que resulta  más  doloroso  pensar,  es  que  las  chicas  que  no  han  sido mutiladas dan  la  tabarra  a  las  madres  para  que  las  dejen hacerlo.  Lo que  me  ha  sorprendido, es  que  no  lo  hacen  para  gustar  a  los  hombres, parece  ser  que  se  casan  igual,  tanto  si  están  mutiladas  como  no. Son las  otras  chicas, las  que  han  sufrido la ablación, las  que  las  apartan y las  desprecian;  les  dicen  “apártate  que  hueles  mal”.

 

Han  estado contando  muchas  cosas. Tenían  claro  que   por  culpa  de  la  ablación  tenían  partos  muy  difíciles; y, cuando  Luz  se  lanzó  a  preguntar  por  las  relaciones  sexuales sin  placer, se  soltaron  a  contar : Una  decía  que  cuando  su  marido  se  iba, ya  se  ponía  enferma  una  semana  antes  de  que  volviera…

 

Hasta  que saltó  la  pregunta : Y  vosotras que  no  estáis   escindidas  ¿Cómo  son  vuestras  relaciones?

 

Suponen  que  nos  lo  pasamos  pipa  todos  los  días… Risas ... Más, tampoco  para  nosotras  es  simple. Pero hablamos  de ello y  las  cosas  han  ido  mejorando  a  medida  que nos  hemos  juntado con  las demás mujeres.

 

¡Ah!  ... Y os  cuento  la  buena  sorpresa :

En  nuestra  anterior venida habíamos buscado desesperada- mente, qué  podíamos proponerles  cuando  nos  pedían  algo para  no  tener  más  hijos; y,  al  acordarme  de  las  mujeres  de  los  Andes que  usaban una  esponja  bañada  en  vinagre, fue lo que,  finalmente, les propusimos. Luz  les  dio , a  base  de  dibujos, todas  las  explicaciones  pertinentes;  y,  más  adelante,  les  mandamos  las  esponjitas  que  un  tapicero  de  Palma  había  hecho. Nunca  más  se  supo de ello. Resulta difícil lograr un  sondeo  entre  curas  y monjas. Y  allí  se  quedó  la  cosa.

 

Pero en  el  grupo  estaban  algunas  mujeres  de  aquel  grupo y  le  pregunté  a  una  que  habla algo  de  francés, qué  había  sido  de  aquello y ... ¡¡¡ Cinco años sin  tener  más  hijos!!! ... De  las  doce mujeres que  enseñamos,  sólo  tres lo habían usado ... ¡¡¡ y con  éxito !!! ... Utilizaron  limón  en  vez  de  vinagre... ¡No  podéis  imaginaros  cuanto  me  he  alegrado!

 

Quedaría poder  encontrar,  aquí,  un  material  que  les  sirviera  para  no  depender  de la  espuma  que  podemos  mandar : algo barato, no  tóxico,  y  que pueda estar bajo su  control.

 

Como  es de  suponer, empezamos a hablar de  la anticoncepción,  fue  el  tema  de  la  tarde. Luz  hizo  una  exposición  de  todos los  métodos. Aquí, ahora, se  consigue  la  píldora ... ¿¡a  saber  cual!? ... Y  les sugerimos  lo  de  la  esponja...

Monique  se  prestó  a  contar  su  experiencia.

 

Así que esta  noche , volvemos  contentas. Fue  cerrar  un  bucle. Ya  nos  dicen  que  hemos  de  volver; y ... ¡¡¡Por fin!!! venir  tiene  sentido. Para  ellas  fue  muy  importante.

 

Estamos satisfechas. Mañana  resumen;  y, por  la  tarde,  fiesta. María  tenía  un  dinero que le  habían  dado  para  una  fiesta.

Manolo  nos ha conseguido  el milagro de 120 coca colas y 40  Fantas de  litro  para  los  niños.

 

Mañana contamos  más.

Besos  a  tod@s

Malén

Y  compañía. 

 

(¡¡¡QUÉ ABERRACIÓN!!! : dar a esta pobre gente que tiene falta de todo en cuestión alimenticia, estas bebidas cuyo único valor es comercial, me da mucha pena. TENGO QUE DECIRLO: agua mineral, o zumo de cualquier fruta, que fuera natural, hubiera sido mucho más sano!!! – nota de la editora de AIR).

 

 

 

Todos quieren salir en la foto