Poeta de hoy en Málaga, España

Alfredo Leyva Almendros

 

Históricamente, se ha tachado a Boabdil de traidor y de haber vendido Granada sin luchar. Los vencedores pusieron en boca de su madre, como un epitafio, la manida frase: “lloras como un niño lo que no supiste defender como un hombre”. Yo lo entiendo como una prueba de sensatez y la única salida que le quedaba después de ver la sangría y devastación de Málaga. Lo entiendo como una prueba de amor.

 

 

A Boabdil

Quien desprecia Granada

a mí me desprecia,

ella no puede defenderse.

Algunos perdieron la vida por defenderla,

otros por no perder la vida, la perdieron.

Otros se ofrecieron al destierro

por legársela a sus moradores.

 

No hay mayor sacrificio que el amor.