Poeta de hoy en Sevilla, España

 

Benito Gallardo Martín

 

 

La Patera

 

El velo de la noche

los mantuvo en secreto,

fue cómplice absoluto,

emoción compartida,

abrigo de ilusiones,

de esperanzas, de sueños.

 

Los nervios retrasaron

el paso de las horas;

mascaron cigarrillos,

musitaron plegarias.

 

Con el vello erizado por el frío

y la mirada puesta en lontananza

abrazaban sin pausa la noche infinita.

¿Cómo vencer la intensidad del miedo,

la soledad, la angustia, la distancia,

la sensación fatal de escalofrío,

el vómito de fuego, de impotencia y de rabia?

 

La serpiente del mar los engullía

cuando empezaba a despuntar el alba.

¿Dónde estaba su Dios que no acudía?

¿Dónde estaba su mano solidaria?

 

Ni siquiera los vientos auxiliaron.

No quiso el mar llevarlos a otra orilla

y fue su sangre pasto de ballenas,

rojos violines en la flor de Pascua.