Poeta de hoy en Málaga, España

Gertrudis Guzmán

 

Invierno

 

Sentada al tibio

calor de mi brasero,

me sorprendió en la mañana

el mes de enero.

 

Con capa blanca de nieve

y de escarcha su sombrero,

estrenando un año viene

este singular viajero.

 

Quiso entrar por la ventana

con un silbar que era el viento,

y ese soplar me calaba,

me hizo helar hasta los huesos.

 

Lágrimas en los cristales,

las limpié con mi pañuelo,

y corrían por canales

los granizos de su pelo.

 

Como no podía entrar

se puso negro de celo.

 

Y con voz muy ronca y dura

hizo sonar aquel trueno

iluminando la estancia

con sus rayos aquel suelo.

 

Tanto empeño puso el frío

que yo lo invité a pasar.

 

Y con toda la familia

alrededor del hogar,

removimos las cenizas

de fuego, amor y de paz.