Poeta de hoy en Madrid, España

Jesús Dumont

 

 

Ayer y Hoy

(Poema hablado)

 

Se durmieron mis recuerdos, sí, una mañana de septiembre triste, una mañana que la luz venía entre abrazos amantes de su alba, pretérita de setos verdecidos, de románticos amores y esperanzas.

 

Cuando el Mundo sin prisa entretenía muchas horas de vida despertada. Cuando campos extensos, florecidos, con las lluvias de otoño se anegaban.

 

Cuando sin límites la bondad venía por la calle corriendo enamorada, prendida del presente, como erguida, soñando con un sueño de esperanza, de futuro, de acierto, de alegría, de pasiones nacidas en el alma.

 

Cuando la vida palpitaba toda, no muy lejos, detrás de la ventana, por donde el Sol amanecía siempre para unirse después a tu mirada.

 

Cuando el viento y los árboles tenían nuevas formas de amor idolatradas, y besaban las hojas desprendidas del corazón ardiente donde estaban.

 

Cuando el verso, quizás recién nacido, por tu amor y tu dicha suspiraba, abarcando, sin término de tiempo, todo el ritmo de paz que tú le dabas.

 

Si después, en silencio, te has dormido con el orto del Sol esta mañana, cuando todos los demás despiertan como surge la voz con la palabra, será que Dios, con su amoroso acierto, ha recogido con cariño tu alma.

 

Allí estabas tú, yaciente y sola bajo aquel cielo azul, abandonada:

 

¡Mi corazón latía presuroso, con un grito sin voz que te llamaba!

 

 

 

 

Ayer y Hoy

 

Cuando los pinos lloraban,

las perlas de sus resinas

y las fuentes murmuraban,

y entre murmullos regaban

los campos que florecían.

Cuando el Mundo se entregaba

al amor que renacía,

y hasta la noche y el día,

junto con el paisaje se amaban.

Cuando las sombras vibraban

por el Sol estremecidas

y los ríos se anegaban,

y hasta los valles llegaban

los vientos de las umbrías.

Cuando septiembre nacía

y el alba con luz pintaba

la alcoba donde yacías,

mi corazón te llamaba

y el alma desesperada,

junto a la tuya moría.

 

 

Más poemas de Jesús Dumont:

La Fuente y la Rana