Poeta de hoy en Granada, España

 

José Haro Mansilla

 

Nueva primavera

 

Es un engaño esta fulera vida

te obliga a perdonar en su momento,

que vivir es estar muerto y contento

para dejarle a la sangre una salida.

 

Si haces lo que sientes abres herida…

los ciegos te creerán un esperpento

otros tantos a voces el momento,

le cantarán a tu honra más sufrida.

 

Vivir a gusto del poder ajeno

es algo que no llena ni prospera

porque todo lo cobras en veneno.

 

Mejor no dar respiro a la quimera

con los codos clavados en el cieno

mientras llega la nueva primavera.

 

 

 

Madrigal

 

Ven pronto por el Valle de Lecrín

aquí el amor te espera resignado,

con su cara y su cruz

y el cuero repujado,

para ir a Santiago peregrino

por el nuevo camino

que las nieves en dos días han labrado.

Regresando de Marte a Prado Llano

con el placer ufano,

morir en el paraje más logrado

que un solo Dios hiciera

para que pueda disfrutar la Esfera

de la gloria que Dios había soñado.

Y después de estos largos recorridos

por siempre en el Veleta,

en la nieve dormidos

mientras gire el Planeta.

 

 

 

Del libro: Frutos del Paraíso

 

 

 

Más poemas de José Haro:

 

Canto a la juventud