Poeta de hoy en Santiago de Cuba

 

José Orpí Galí

 

El abismo

 

El péndulo de la noche

inclinando su misterio

viene a mí. Con rostro serio

mi soledad en su coche

busca en la luz un derroche

de colores. Pero el manto

de la brisa mientras tanto

urde secretos abismos

en su red. Los espejismos

silencian mi absurdo canto.

 

 

De su libro:

 

 

 

Imágenes después de la Tormenta

 

Alguien me quiso.

Su rostro era una ventana

                   una imagen del mar

esa leve certidumbre

con que empujamos la esperanza

cuando la tormenta arrasa los deseos.

Alguien con quien no pude levantar la aurora

ni el musgo calcinado de algún beso

ha quemado el sortilegio de la espera

frente a su casa vacía.

No volvió.

Y me quedé aturdido

en la calle sin final

donde los sueños amarran su locura.

Soy tan sólo un camino.

Y no tengo adónde ir

después de tantos pájaros.

 

 

Más poemas de José Orpí Galí:

 

Son de eternidad para Federico

 

Fábula del ciervo en la montaña