Poeta de hoy en Kyoto, Japón

 

Koichi Yakushigawa

La versión española de los poemas es de Mariette Cirerol

 

   

 

 

Subir, siempre subir

 

 

Tengo que subir un viejo peldaño de mármol,

un peldaño un poco más alto, que pesa

bastante más sobre mis espaldas,

tanto para la subida como para la bajada.

 

Subo y subo y nunca,

y nunca me encuentro arriba.

sólo consigo mantener el pulso,

pisar seguro para no resbalar.

 

Mi mente está llena de peldaños por subir.

Me gusta subirlos, y subiendo me encuentro

tan satisfecho, que me olvido del trecho,

del camino por donde subir.

 

Estos peldaños tan viejos son interminables,

y yo sigo subiendo, subiendo y en silencio.

 

 

 

Canción del Buda de Piedra

 

Al tictac del reloj,

prefiero el reloj de arena

donde el tiempo nunca se tira fuera,

donde el tiempo murmulla cayendo.

 

El viento que hace volar el tiempo,

el tiempo que el río limpia,

y el aire que corta el tiempo,

cierran mis ojos.

 

Al cielo azul, que se derrama en mí,

en vano pregunto cómo eran,

mis días de Buda de piedra.

 

Soy un buda de piedra que ya se derrite,

soy la arena del reloj de arena que se derrama,

soy el cielo azul, en que todo se convierte.