Poeta de hoy en Buenos Aires, Argentina

Lina Caffarello

 

 

 

A contraluz

 

Mientras la luz arrastre el polvo de los gritos,

vidrios, números, un río,

monedas…

 

Mientras alguien azuce a los amos del santuario

y ojos inocentes estrechen manos muertas,

 

buscaremos el fuego consagrado

que aleje a las máscaras tribales,

al gato entre la hierba.

 

Con los costados cosidos

y una estaca horadando las palabras,

 

como espectros al borde de lo humano,

recelosos del llamado de la flauta

 

ulularemos sin voz

a rastras del rugido,

 

hasta que los dioses se aburran del espanto.

 

 

 

 

 

Donde crecen las palabras

 

 

Yo conocí la tierra donde crecen las palabras:

brotan de raíces con contorno de otros dioses,

florecen con la madera,

se desgajan de las frutas.

 

Algunas rondan por los patios insulares,

escapan enredándose en las rejas

para no caer en la sombra antigua del aljibe,

tejen tules de sueños

que buscan rincones en los pliegues de la sierra.

 

Destino de ave, otras cruzan en bandadas:

no las palomas de petrificado vuelo,

no las golondrinas quemadas en la antorcha;

son pájaros de sol, ángeles al viento.

 

La noche las arranca de los parches,

iluminan resonancias

a golpe de ritmo y sangre.

Se agitan en cierta mirada milenaria,

estallan en la boca del heraldo,

y alborotan los lagos asombrados

para que la luna se atreva a capturarlas.

 

Yo ..., yo conocí la tierra, donde crecen las palabras.

 

 

 

“Aquí estamos los dos, isla secreta.

Nadie nos oye.

Entre los dos crepúsculos,

compartiremos en silencio

cosas queridas”

 

Jorge Luis Borges

 

Más poemas de Lina Caffarello :

 

Gorrión

 

El Lago