Poeta de hoy en Málaga, España

María Teresa Vázquez Zapico

 

Una rosa y un clavel

 

Una rosa y un clavel

en un jardín se encontraron

y al conocerse, se amaron

con limpio y noble querer.

 

Luciendo sus bellas galas

al altar de Dios se fueron;

y allí, juramento hicieron

de fidelidad sagrada.

Dios al verlos sonrió,

y los bendijo amoroso

como padre cariñoso,

y un beso santo les dio.

El sol, decoraba el marco

de este cuadro a lo divino,

cual surtidor de oro fino,

de un Sacramento tan santo.

¡Ellos de emoción transidos

en su corazón guardaron

el amor juramentado:

¡vivir para siempre unidos!

Y la más cumplida dicha,

os aguarda si lo hacéis,

allá en el eterno Edén,

en donde Dios siempre habita.

¡Una rosa y un clavel

se han unido para siempre,

con bello lazo tan fuerte,

que ya imposible romper!

¡Enhorabuena y plegarias

de esta española asturiana

para que felices sean

a Dios las gracias le da,

para que esta boda sea

por toda la eternidad.

 

Para la infanta Cristina y su novio Iñaqui, en su día más feliz