Poeta de hoy en Málaga, España

 

Salvador Ramírez Vázquez

 

 

Ultimátum

Desde este mismo cristal que os mira,

un turbulento ocre báratro llora

en el surco temible de mi corazón,

cuando crece la insidia,

y la paz no me alcanza

a gestar de mis batallas

un terrible final: es la muerte

que con su guadaña el hongo derriba

en el último instante lábil de esta vida.

 

Y escribe panfletos, el estólido escritor

que con saña vacila mirando el redor

y escupe su tinta sin sentido: palabras

que al morir caen y llueven,

que la gente admira

en el que se deja la vida,

tan sólo por escribir.

 

 

Historia

 

O serán nuestras vidas grises

hechas de recuerdos

de tristezas memorables,

pero que ya poco importan

al sereno discurrir de la Historia.

 

Se ciernen habituales

con sus pequeñas muertes

cotidianas, sensibles.

¡Oh, vivir cansa tanto!

Me duele hasta los tuétanos

el dolor que resiste

al abecedario médico,

porque yo aún no he muerto.

 

Y me sacan de mi casa

y doblan las campanas

como si fuera a muerto

(y soy cadáver)

 

Y escucho tu latido,

vivaz corazón terco.

¡Ah, terrible patrañuelo arrapiezo!

En este mundo cómico

¿qué será del mañana

cuando yo me haya muerto?