Poeta de Hoy en Málaga, España

 

Zaida de Castelán

 

 

 

“Que el alma, que hablar puede con los ojos,

también puede besar con la mirada”.

 

Rima XX – Bécquer

 

 

 Homenaje

 

Ayer, me has besado el alma con los ojos,

has poblado mis sueños de armonía,

has sembrado mi senda de poesía,

derribando canceles y cerrojos.

 

A mi lado, se secaron los abrojos,

y la ortiga traidora, en agonía

fue segada, por brotes de alegría,

y todo mi ser, reverdeció de antojos.

 

Es que ayer, ha confesado tu mirada

todo lo que ocultabas, misterioso;

pero esa actitud – fuente sellada -,

 

era la del penitente silencioso,

que guardaba en críptico mensaje,

un secreto de amor en mi homenaje.

 

De su libro: Señales

 

 

 

“Ese es mi mal, Soñar”

Rubén Darío

 

 

Yo levaré anclas un día...

 

 

Yo levaré anclas un día placentero...

Iré a bogar por ignotos y misteriosos mares.

 

Sí, levaré anclas un día, un día cualquiera,

en que el mar y el cielo se junten a lo lejos.

 

Sí, bogaré al fin por apacibles aguas,

en medio del vaivén tranquilo de las olas.

 

Un día en que la tarde se esfume a la distancia,

y el aire se embalsame de exquisita fragancia.

 

Cuando la noche avance perlada de rocío,

sentiré en el rostro la caricia del frío.

 

Con la mirada al cielo, febril y alucinada,

descifraré el mensaje de estrellas ignoradas.

 

Evocaré relatos de míticas Edades...

Iré a la gruta donde Calipso a Ulises encantó.

 

Allá, donde el sonido es música y ensueño;

allá, donde hay magos y genios halagüeños.

 

Y entre ecos de risas y voces apagadas,

hablaré con sirenas y ondinas hechizadas.

 

Y volveré un día sereno y luminoso,

trayendo puñados de soles y de vientos.

 

El alma inmaculada, los ojos saturados

de un vórtice de sueños, de sueños realizados.

 

 

 

Más poemas de Zaida:

 

El árbol abatido

 

Desafío