Poeta de hoy en Málaga, España

Adelina Pérez Blaya

 

Los veintisiete velos de la luna

 

Los veintisiete velos que la luna,

finísimos, desviste cada día,

danzarina del vientre, lenta

como lenta es la vida.

Empieza por lo oscuro,

tapada de los pies hasta la frente.

Hay quien dice: “se ha fugado la luna”.

Pero no.

Fina línea de plata es su cadera.

¡Ah, si eres fiel a la espera, la veras!

Lujuriosa.

Cada día suelta un poco del negro que la cubre,

ese negro de cielo.

Espera, espera.

Al fin, sin importarle aplausos

ni desdenes,

se nos muestra redonda, embebecida

en su propia belleza.

El océano, amante, le tiende sus mareas.

Los montes, por besarla afilan sus perfiles.

Pero nada la alcanza, y Ella sigue

su danza de los velos y los días

ingrávida

eternal

pura

coqueta.