Poeta de hoy en Santiago de Cuba

 

Carmen Rosa González Quiala

 

 

Un chico encantador

(Para alguien secreto)

 

Si te dijera que no tengo palabras para explicarte,

no lo creerías. Sólo sé que pasaste sin querer, y mis

ojos acariciaron tu sombra que se perdía lentamente

en la multitud, ajena a las discretas miradas que me

llevaron a disfrutar de aquel lunar, que parecía perla.

Era más que un encanto divino y sólo pensaba en

quitarlo y guardarlo conmigo, la ilusión parecía tonta,

y ante el encuentro todavía imposible, me lo regalaste.

No bastaron las palabras ante el desenfrenado deseo

de sonreírte, besar tus labios, acariciar tu rostro. Todo

se tornaba inevitable, hasta sentir tu voz suave, infantil,

que buscaba algo más que el simple capricho de una

amistad, forzada por unas manos atrevidas que intentan

describir más que un gusto, el placer de hacerte mío, llenar

con dulce miel la piel que me haría soñar al tocar. Porque,

amor, es eso lo que eres, un simple pero encantador sueño.