Escritora y poeta de hoy

 

Clara Langerman

 

como un gran dolor de parto

 

¿qué es lo que me pasa Doctor? – Dice un paciente a su psicoanalista – no me puedo concentrar.

 

Me cuesta encontrar una ilación que una todas mis actividades como parte de mí. Las siento desconectadas y, en algunos momentos, como si no fueran mías o parte de mí. Siento un dolor extraño, que no es físico. Siento que estoy pagando un precio sobre algo que no sé muy bien qué es; pero sí, sé que yo no lo compré. Sé que estoy acá porque me puede más el amor que ese dolor. El amor del querer hacer, caminar, amar y proyectar.

 

Como un fuerte dolor de parto y como un fuerte dolor de un amor apasionado que se fue, la crisis económica nos desconecta y a la vez nos conecta con las ganas, con los deseos; y, sobre todo, con los proyectos: los personales, los laborales; los proyectos de vida, que pasan invariablemente por la mente de todos los seres humanos, sin ninguna distinción.

 

La desesperanza hace que nos domine mucho más el dolor que el amor. La sensación que nos hace desconectarnos es esa falta de certeza, de que algún día se va a terminar, que volveremos a planificar y proyectar nuevamente.

 

Como un fuerte dolor de parto, que aun que sea fuerte se vive con amor y con ganas, pues de ese dolor momentáneo, sabemos que podremos acunar, amar y proyectar nuestra mejor y más acabada creación. Mientras que en esta seguidilla de penurias sociales, achicamiento de las posibilidades de crecimiento de las mayorías, más la sensación de inestabilidad que nos produce el pensar que no se va a terminar nunca, sino todo lo contrario ya que cada vez se acentúa más, nos produce sólo resignación.

 

La crisis está acá y ahora, ocupa todos mis espacios, los del dolor, los laborales que no me permiten pensar en crecer y cambiar por algo mejor, y que sólo debe decirme: no lo dejes porque no vas a encontrar otro mejor.

 

Aguantá, así es, sos privilegiado que lo tenés

 

Pero estoy acá, se lo pregunto y me lo pregunto

¿Qué es lo que me pasa Doctor?

 

Creo saber:

Estoy acá.

Me está pudiendo más el Amor que el Dolor.

 

 

crisis:

viene del griego Crido: juicio, decisión, momento decisorio

y viene del verbo Crivo: que es escoger, discernir, distinguir, decidir, juzgar, y resolver

 

 

De su libro, ensayo: crisis (2001)

.

159