La Elaboración de

la Primera Antología de Poesía en Japón

 

El Man’yo-Shu : perspectiva general

 

                                                            Autora: Miharu Abe

                         Versión española: Mariette Cirerol

 

El Man’yo-Shu, Una Collección de Diez Mil Hojas, es el primer tesoro de poesía en Japón. Su forma final se obtuvo al final del siglo VIII (759 d. C.). Durante cien años, desde la época de Asuka hasta la de Nara, se fueron editando hasta 20 volúmenes, con más de 4500 poemas compuestos por gente muy variada: desde emperadores y emperatrices hasta las personas más insignificantes. La cantidad de poetas incluidos ha variado gradualmente en el curso del siglo: desde cortesanos a soldados estacionados en puestos estratégicos en Kyushu, y sus familias. Además, las provincias representadas se fuerone extendiendo, traspasando la sede del gobierno: Asuka y Nara, hasta las regiones de la costa de Kyushu, en el sur del Japón. ¿Quién editó esos voluminosos volúmenes de poesía? El nombre del recopilador todavía se está barajando. Permanece en la incertidumbre, pero a menudo se apuesta por Ohtomo-no-Yakamochi (717?-785), uno de los mejores poetas de la colección. Se piensa que participó con sus asociados a la edición del trabajo, por mandato imperial.

 

La antología contiene poemas sobre varios temas y de estilo diferente. Están clasificados en las categorías de amor, elegía, y mixtos. En cuanto a la forma, la mayoría es tanka: poema corto con treinta y una sílabas, alternando versos de 5, 7, 5, 7, 7 sílabas; esta manera de hacer sigue siendo la que prevalece en la poesía contemporánea japonesa. Otros son choka: poema largo; y sedoka, donde también se alternan las líneas de 5 y 7 sílabas. Los versos de 5 o 7 caracteres son comunes en la poesía china, como el shichigon zekku (poema de 7 signos), o el gogon-zekku (poema de 5 signos), compuestos con versos impares. El ritmo de 5 y 7 sílabas es considerado como una característica de los versos del Este (Suga a16).

 

Los poemas están escritos en Man’yo-gana, una forma híbrida de escribir, en la cual los signos chinos se usaban para representar el sistema fonético japonés. El Man’yo-gana revela la cultura y la sociedad del periodo. En los primeros tiempos de la recopilación del Man’yo-Shu, la corte estaba adoptando la cultura china: sus ideas, religión, sistema político, leyes, literatura y tecnología; que fueron evolucionando con el tiempo para encajar con las circunstancias y necesidades del Japón. El impacto que tuvo la cultura china sobre los primeros tiempos del Japón, se puede comparar con la influencia que tuvieron Grecia y Roma en el Oeste. Fue en esta época cuando la Reforma Taika (645 d.C.) tuvo lugar. Marcó el principio de un sistema político nuevo bajo el mando del emperador, basado en leyes y códigos y con una burocracia centralizada.   El  Japón  asimiló  la  civilización china con mucho vigor, estableciendo y desarrollando su propio sistema político, y su cultura. El budismo y los carácteres chinos están dentro de estas importaciones.

 

El término “Man-yo” fue introducido originalmente en Japón desde China. Puede que resulte útil explicar el significado de “Man-yo”. Los estudiosos interpretaron la palabra Man-yo como: diez mil hojas, diez mil años; o, una gran cantidad de papel. Yamaguchi Hiroshi, un especialista en Man’yo-shu, puntualiza que esta palabra se encuentra frecuentemente en las antiguas inscripciones del siglo XVI a.C. sobre artículos de bronce; hasta se puede encontrar en piezas que fueron fabricadas antes y en el siglo 256 a. C.. Para las dinastías chinas de aquellos lejanos tiempos, la expresión significaba permanencia, una evolución floreciente y sin fin, o una dinastía  especialmente próspera; y no, un gran número de hojas. Lo que sugiere, por analogía, que el título Man’yo conlleva en sí, el deseo de que la antología avance y prospere para siempre. (Yamaguchi 258-264).

 

 

 

Una ojeada al Man’yo-shu: del primer al último poema.

 

 

La corte en el escenario de la naciente primavera:

El primer poema

El Man’yo-Shu amanece con el poema que ponemos a continuación. Está traducido literalmente del japonés al inglés por Teruo Suga, en: El Man’yo-shu : Una completa traducción inglesa en ritmo  5 - 7.

 

 

Poema compuesto graciosamente por el Emperador

 

Con una cesta,

una bonita cesta,

con una pala,

una bonita pala,

en la loma, muchacha,

recoges hierba.

Danos tu nombre

y dinos donde vives

que bajo el cielo,

la tierra de Yamato,

todo Yamato,

yo administro.

La tierra es toda mía,

en toda ella reino.

Ahora te diré,

te diré,

mi nombre y apellido.

 

 

(traducido del japonés al inglés por Teruo Suga;

y del inglés al español por Mariette Cirerol)

 

 

Este poema fue compuesto por el Emperador Yuryaku, que reinó al final del siglo V. Para precisarlo mejor, estas líneas de versos llegaron a pensarse como siendo compuestas por el Emperador Yuryaku.  En la costumbre antigua, el hecho de pedir a una muchacha su nombre implicaba una oferta de matrimonio; y, diciendo su nombre la muchacha, significaba que aceptaba. Es interesante saber que el tema de buscar a una muchacha que   recoja   yerba   nueva   en   primavera ,    también  se encuentra en la poesía china (Yamaguchi 242).  Este verso retrata a la corte en medio de un escenario de principio de primavera. Aquí, la corte y las nupcias tienen un doble sentido: una próspera descendencia y buenas cosechas. La primera parte del poema nos muestra el deseo de encontrar a una muchacha recogiendo retoños de la pradera; mientras que la otra mitad nos revela el orgullo del emperador, cuando se descubre como soberano y se vanagloria de su reino.  No es sólo un poema lírico, de amor.  Cuando el Emperador pide la mano de la muchacha, anticipa el espirito vigoroso de su reino, un reino que está en camino de volverse el centro de autoridad.  Yuryaku es quien aparece en el Kojiki (712) y en el Nikon Shoki (720), como el ilustre emperador que luchó contra las familias que tenían el poder, para establecer una autoridad central. En una de las historias chinas, se le menciona como uno de los emperadores más  respetados. Esto parece indicarnos por qué su poema fue elegido para abrir la antología; y  también por qué no se clasificó como poema de amor, que es lo que parece ser, sino que fue incluido en la categoría mixta.

 

Un poema compuesto cuando el Emperador miraba su tierra desde lo alto de una colina:

El segundo poema

Sigue al poema del Emperador Yuryaku y está compuesto por el Emperador Jomei.

 

 

 

Poema del Emperador Jomei

cuando sube a la colina Kagu y contempla sus tierras

 

Muchas son las montañas de Yamato,

pero subo a la celeste Kagu Hill

envuelta en el follaje,

parándome en la cima

a contemplar mis tierras.

 

De la de la llanura

sube, sube, el humo.

 

De la del agua,

una tras otra

se alzan las gaviotas.

 

Hermosa es la isla

de la libélula,

la tierra de Yamato.

 

 

 

(Traducido del japonés por Ian Hideo Levy, Manyo Luster.

La versión española está hecha desde la traducción inglesa,

y es de Mariette Cirerol)

 

 

 

El Emperador Jomei (593-641) reinó desde el año 629 al 641. Se subió a la colina para obtener una visión panorámica de sus tierras. Vio como el humo subía de sus tierras, y cómo, más lejos, las gaviotas emprendían el vuelo una tras otra.  Se sintió feliz y satisfecho por poseer el humo de la tierra, lo que significaba para él,  una vida de paz y prosperidad.  La libélula, es una palabra clave en Yamato, prefigura una buena cosecha para el otoño. Los lectores pueden imaginarse la pacífica atmósfera y la belleza de las tierras de Yamato. Sin embargo, algunos podrían extrañarse al leer “la llanura del agua”, puesto que no hay nada que se parezca a un llano de aguas en Yamato. En este contexto, Yamato no se refiere sólo a la provincia que lleva este nombre, sino a la nación entera que está circundada por el mar. El Emperador Jomei era un soberano ilustre que reinó justo antes del nacimiento de la Reforma Taika. Despachó con entusiasmo sus enviados japoneses para la Dinastía Tang, en China. Estas circunstancias pueden llevar a los lectores a ver emerger, más allá del pacífico escenario de Yamato, la satisfacción y alegría del Emperador como gobernador de Yamato. Los versos alaban las prósperas tierras de Yamato y la hermosa vista que de ellas se tiene desde lo alto de la colina. Por debajo de lo lírico, se nota el orgullo del soberano, como sucede en el poema del Emperador Yuryaku. A través de estos dos primeros poemas, se desvela un aspecto del Japón antiguo, que se llamaba Yamato. Se nos muestra, por ejemplo, cómo se desenvolvía el país bajo el gobierno imperial. Se sugiere que el Man’yo-Shu es como una especie de himno a Yamato; como una plegaria para obtener prosperidad y fertilidad en el reino de los emperadores (Yamaguchi 250-253).

 

 

Un poema para celebrar el Año Nuevo

y pedir una buena cosecha:

El último poema

 

El Man’yo-Shu se termina con este poema, último de la antología, que, sin embargo, muestra una cierta analogía con el primero por llevar el mismo tema: un himno y una plegaria para la prosperidad de Yamato.

 

Como cae la nieve

al comenzar el año

nevando y nevando,

llegan las alegrías

una tras otra.

 

Compuesto por el Gobernador, Sukune,

Ohtomo-no-Yakamochi

 

(Fue traducido del japonés al inglés por Teruo SUGA

y la versión española es de Mariette Cirerol)

 

Este poema nació en un banquete que se dio para celebrar el Año Nuevo, en el año 759. La nieve que cae al principio del año promete una cosecha abundante. Por lo tanto, el poema implica dos cosas: la celebración del Año Nuevo, y una plegaria para gozar de una cosecha abundante en otoño. Algunos van más lejos y ven, en el verso final, una plegaria para la prosperidad de la antología y del reino del soberano de Yamato, también. Esto se deduce del hecho de que el autor, Ohtomo-no-Yakamochi,  pertenecía  a  una  familia  influyente,  y  sus antecesores se contaban entre los poderosos defensores del Emperador Yuryaku, autor del primer poema.

 

En la línea de las estructuras mencionadas, la antología acoge una gran cantidad de poemas escritos por toda clase de gente. Algunos describen el despertar del amor: sus placeres y sus penas; así como la desesperación y el dolor de la separación, por el alejamiento de los seres amados a causa de un conflicto político; o porque los destinan a otro lugar de estrategia, por ser soldados imperiales. Otros describen la belleza de la naturaleza en las diferentes estaciones, y de qué manera conmueve a los autores.

 

Durante los cien años que duró la compilación del Man’yo-Shu, el Japón estuvo metido en una serie de luchas entre los diferentes partidos por la formación, y la reforma del sistema político que subyacía en la fundación de instituciones para absorber la cultura continental, que abarcaba tanto el budismo como la ley y la literatura. Fue en esta era que se terminaron de escribir los dos primeros libros del Japón: Kojiki y Nihon Shoki.  El primero viene a ser como una especie de narrativa sobre la génesis del Japón; y el segundo, una crónica de la historia del Japón. El Man’yo-Shu, la primera antología de poesía del Japón, es el retrato gráfico de la atmósfera de la época; a través de sus versos, compuestos por personas de diferente clase social y ambiente.

 

Miharu Abe

 

Referencias

 

AOKI, Takako, IDE, Itaru, ITO, Haku, SHIMIZU, Katsuhiko, HASHIMOTO, Shiro (revisado y anotado). Man’yo-Shu. Vol. 1, 5. Tokyo: Shinchosha, 1976, 1984.

 

LEVY, Ian Hideo, INOUE, Hakudo, TAKAOKA, Kazuya. Man’yo Luster: Una traducción con ilustraciones de la Primera Antología de Poesía Japonesa -  Poesía. Tokyo: PIE BOOKS, 2002.

 

SATAKE, Akihiro, KINOSHITA, Masatoshi, KOJIMA, Noriyuki. Hoteiban Man’yo-Shu (Edición del Man’yo-Shu, Revisado y ampliado). Tokyo: Hanawa Shobo, 1999.

 

SUGA, Teruo.(a) El Man’yo-Shu: Una Traducción Ccompleta al Inglés, con ritmo de  5-7. - Vol. 1. Tokyo: Kanda Institute of Foreign Language, 1991. - (b) El Man’yo-Shu: Una Traducción Completa al Inglés, con ritmo de 5-7. - Vol. 3.

 

SUGANO, Masao. Shoki Man’yo-ka no Shiteki Haikei (Primeros poemas en Man’yo-Shu, Historia y Ambiente en que fueron compuestos. Osaka. Izumi Shoin, 1994.

 

YAMAGUCHI, Hiroshi. Man’yo-Shu no Tanjou to Tairiku Bunka (La Creación del Man’yo-Shu y la Cultura Continental). Tokyo: Kadokawa Shoten, 1996.