Poeta de hoy en Santiago de Cuba

Jesús Cos Causse

 

A Victor Villegas,

poeta del tiempo

y después, hermano

 

 

Los años, los sueños

 

El poeta que envejece

se apaga como una vela.

 

Y uno gasta su lira en el amor.

 

El amor es un imán.

 

El amor es una batalla y todos los hombres pierden

ese combate.

Los amores son como los amigos y se clavan

para siempre en la memoria.

 

El álbum familiar. Una foto:

15 de octubre de 1945.

Ahora estoy más joven

y en el futuro seré un difunto.

 

50 años y nada,

porque la juventud ha pasado

y uno sigue pensando ferozmente.

 

Camino por mi barrio

como si caminara por la vida.

 

Adiós, infancia.

 

Me duelen las muelas

y me faltan algunos dientes.

 

Está mi abuela en el portal de la tierra.

Mi madre está entre unos claveles todavía.

Mi abuelo sigue navegando por el mundo.

Mi padre se fue y nunca más volverá.

 

Los hijos son los herederos de la tristeza nuestra.

 

Vine a la vida solitario, en secreto,

y me voy para la muerte con mi rostro de hombre.

 

¿Qué será de mis caricias y de mis carcajadas?

 

50 años. Los días son sueños.

 

Soy el herido de una guerra que no existió.

 

Adiós infancia, otra vez.

 

El poeta que envejece

se apaga como una vela.

 

 

 

De su libro: El poeta también estaba en la fiesta