Poeta de hoy en Granada

José Haro Mansilla

 

El potro ciego

 

Yo que puse mi corazón

al rojo vivo,

al arrojar por su herida

versos libres.

Yo que sufrí

la furia de un potro desbocado

por mis venas.

Yo que sufrí tantas y tantas penas,

porque este potro montar quería,

sí, este potro de amor: la poesía.

 

Hoy que este potro ha encontrado

una salida

y entra y sale cuando quiere.

Hoy que trota a compás

y sin medida: ¡Es mi amigo!

 

Dormimos en la misma cama

y tiene por pesebre mi almohada.

Lo puedo montar cuando yo quiero

sin temer a que me diga: “¿Dónde vas? …

 

Hoy, me encanta montar este potro

sin importarme que alguien me diga

que estoy loco.

Yo le respondo: “Loco, sí, pero de amor

y no, perdido

como lo fueron muchos de los sabios

que del mundo han sido.”.