MAIMÓNIDES, MAESTRO DE MAESTROS

 

En el siglo XII, en coincidencia con la época del Imperio Hispánico de Alfonso VII, se produjo el mayor florecimiento cultural de la España islámica.  Sobre ello se ha mencionado que “al-Andalus produce unos cuantos sabios eminentes que renuevan  la  ciencia  de  los  autores  musulmanes orientales y dan nueva vida a la filosofía árabe, al propio tiempo que ellos mismos cultivan las matemáticas, la astronomía y la medicina, y escriben obras que, traducidas al latín o a las lenguas vulgares, influyen mucho en el pensamiento de los escolásticos cristianos o son, durante varios siglos, la fuente principal de conocimiento para astrónomos y médicos.”

 

Al respecto, hemos tenido conocimiento acerca de muchos estudiosos que sobresalieron en diversas disciplinas, entre ellos de Maimónides quien, si bien pasó gran parte de su vida fuera de Al-Andalus, está considerado como una figura hispánica destacada.

 

MAIMÓNIDES para los filósofos cristianos, Abu Imram Musa Ubaidallah para los árabes, Rabenu Moshé ben Maimón -Rambam- para los judíos, nació en la Córdoba Islámica en 1135 ó en 1138 y murió en el año 1204 en Fostat (El Cairo, Egipto).

 

Esta diferencia en el año de su nacimiento se suscita ya que, según el testimonio que el historiador Abraham Zacuto encontró en los libros antiguos, habría nacido en la víspera del Pesaj del año 4895 del judaísmo, que corresponde al año 1135 de la nueva era.  No obstante, según las propias palabras de Maimónides se desprendería que nació en 1138 ya que, en el Comentario de la Mishná, dice: “Yo, Moshé, hijo de Maimón… comencé a componer este comentario cuando tenía 23 años y lo terminé a los 30 años, en Egipto, en el año 1479 de la era seléucida”.

 

Tradicionalmente, de acuerdo a la narración de cronistas medievales, se toma como cierto que el nacimiento del pensador cordobés ocurrió en 1135.

 

Maimónides, dueño de un notable conocimiento enciclopé- dico y de gran memoria, no cesaba en su trabajo.

 

Tan extensa es su obra que resulta difícil comprender que se haya destacado en tantos campos, pues ha escrito importantes obras como filósofo, como jurista, como religioso, como astrónomo, como comentarista y como médico.

 

Desde el punto de vista filosófico, según sus propias opiniones, Maimónides era un pensador aristotélico y colocó a la filosofía judía sobre esa base, aunque con una orientación menos teológica, adaptando esas enseñanzas según sus minuciosos puntos de vista.

 

Entre sus obras filosóficas se encuentran:

- Sobre el Arte de la Lógica

- Epístola de la Conversión Forzada

- Epístola del Yemen

- Guía de los perplejos

- Tratado de la Resurrección de los Muertos

- Sobre la Unidad de Dios

- Sobre la Felicidad Eterna

 

En general, Maimónides expuso su creencia de que existe un acuerdo fundamental entre la fe y la filosofía, entre las revelaciones Bíblicas y el sistema aristotélico, de manera que, cuando se presenta alguna discrepancia, todo lo que hay que hacer es interpretar alegóricamente la Biblia.  Sostuvo que la verdad es una y la razón tiene el derecho de explicar la palabra de Dios recurriendo a Aristóteles y, en todo caso, a Avicena (filósofo árabe que tuvo gran influencia en la difusión de la filosofía aristotélica).

 

Sin embargo, Maimónides infirió en el hecho de que apariencia no es similitud, y expuso sus conceptos desde un enfoque representado por el reino de la parábola y la alegoría. 

Sus reflexiones aparecen en obras comprendidas dentro de la “literatura rabínica”,   denominada así  por tratarse de escritos post-bíblicos que hablan de las cuestiones inherentes a la vida, la ley y el pensamiento judío; cuya guía es el Talmud, también llamado la Ley Escrita, al que Maimónides supo interpretar en su totalidad.  Tales conocimientos fueron volcados en estos escritos:

- Comentario de la Mishná

- Mishné Torá

- Libro de los Preceptos

- Responsa, cartas y comentarios

 

En cuanto a sus obras médicas, entre muchas otras mencionaremos las siguientes:

- Régimen de Salud

- Aforismos Médicos de Moisés

- Comentarios a los Aforismos de Hipócrates

- El libro de los inventos

- Explicación de las Particularidades de los Accidentes

- Compendio de los Libros de Galeno

- Cánones de Medicina Práctica

- Comentario sobre los Nombres de las Drogas

 

Cabe destacar que en el siglo XII, este pensador medieval ya había prefigurado el campo del psicoanálisis, pues preconizaba que los enfermos del cuerpo debían ir al médico, en tanto que los enfermos de la psiquis debían acudir a los sabios.

 

Dentro de la notoria heterogeneidad de los escritos de Maimónides, también debemos mencionar sus obras relativas a la astronomía, a la que consideraba una ciencia que abordó motivado por llevar al límite su conocimiento sobre la constitución del universo, lo que lo ayudó a corregir algunos temas relacionados con el calendario judío lunar compuesto por años de 355 días.  Además de las referencias a la astronomía de Ptolomeo  vertidas en  La Guía de los Perplejos,  dejó constancia de sus estudios astronómicos en:

- Tratado sobre el Calendario

- Leyes para la Consagración de la Neomenia

- Carta a los Rabinos de Marsella sobre Astrología

 

Para comprender a Maimónides en toda su dimensión, es necesario relacionarlo con el contexto de la sociedad eminentemente religiosa del siglo XII, época en la cual el pensamiento de los filósofos griegos se había expandido en España, península a la cual los  musulmanes también habían llevado conceptos inherentes a la Ciencia de Oriente.

 

Entre tantos vaivenes culturales, el pensador se ocupó de analizar las problemáticas que producía esta especie de sincretismo,  como así también de transmitir sus conclusiones. 

Sus obras más importantes son: la Guía de los Perplejos, traducida en un principio como Guía de los Descarriados,  y la Mishné Torá, donde codificó sistemáticamente las normas de conducta y jurídico-religiosas, textos que juntamente con el Comentario de la Mishná, se constituyen en obras de capital importancia dentro de la literatura maimoideana.

 

Felizmente avalado por la prodigalidad de sus escritos, una abundante cantidad de material de este investigador ha llegado hasta nuestro siglo, pues si bien la reproducción de textos presentó múltiples problemas hasta el siglo XV (en que se inventó la imprenta); en aquel momento, con gran interés, fueron copiados a mano y traducidos al hebreo y al latín en pergaminos que permitían su difusión, lo que también contribuyó a su conservación a través de los tiempos.

 

Sus enseñanzas fueron aplicadas y transmitidas por grandes maestros durante siglos, y algunas de ellas continúan teniendo vigencia inclusive en la actualidad.

 

Elena  Perla  Piscun

 

                                                                           

Bibliografía

 

Sidur – Ritual de oraciones para todo el año – Traducción y notas del Rabino Marcos Edery

 

Libro de Génesis y Haftarot – Traducción, supervisión y selección exegética del Rabino Marcos Edery

 

Nuevo Diccionario Ilustrado de la Lengua Española – Editorial Sopena

 

Enciclopedia Judaica

 

Enciclopedia Barsa

 

Maimónides y su época – David Romano – Minist.de Cultura de Córdoba, España

 

Libro de Éxodo y Haftarot – Traducción, selección exegética, notas y comentarios del  Rabino Marcos Edery

 

 

 

Comentarios de la redacción:

Para los que quieran profundizar sobre el tema, en Internet se encuentra mucha información. Basta ir al buscador de Google,  escribir Maimónides en el lugar estipulado, para que se abra una lista de páginas sobre él: se escoge, se pincha, y ya está...

Sin embargo, como sé que muchas personas de lengua hispana van a leer este libro sin tener acceso a Internet, me tomo la libertad de copiar parte de una biografía de este gran pensador, desde una web de la Junta de Andalucía:

 

“ ... Su padre, Maimón ben José, rabino y dayyan, «juez», de Córdoba, se ocupó de su formación:  le enseñó el Talmud conjuntamente con otras ciencias: como Matemáticas, Astronomía y Filosofía. Tras ser conquistada Córdoba, en 1148, por los almohades, que impusieron las leyes del islam tanto a cristianos como a judíos, la familia de Maimónides decidió exiliarse. Maimónides tenía trece años cuando se marchó de su ciudad natal junto con su familia. Transitoriamente se instalaron en Almería y posteriormente, a la edad de 25 años, nuestro pensador se trasladó a Fez, donde le siguen persiguiendo. En dicha ciudad simuló su adhesión al islamismo, aunque toda su vida se mantuvo fiel a las creencias y prácticas judías. En 1165, después que su maestro fuera asesinado por no convertirse al Islam, la familia de Maimónides se escapa y llega a Acre en Israel.  Luego de una corta estancia en San Juan de Acre, parten para Egipto, estableciéndose primero en Alejandría y poco después en Fostat, donde estudia bajo la dirección del Rabi Yehuda Hacohen ibn Shush.

 

Gracias a que su hermano David, comerciante en piedras preciosas, proveía su sustento, pudo dedicarse enteramente al estudio, a escribir y a prepararse como líder religioso de su comunidad.

 

Debido a la muerte de su hermano en un naufragio, se pierde la fortuna de la familia. Este acontecimiento provoca una depresión intensa en Rambam (Mamóides). Después de un tiempo, decide dedicarse a la medicina para ganarse la vida. Al comienzo trabaja como simple doctor. En 1177 se convierte en director de la comunidad de Fostat. Fue nombrado rabino principal  y  la fama adquirida hace que lo designen médico de la corte de Saladino, y en particular, de su visir al-Fadil. En esa etapa comienza su período más fructífero. Su primera mujer murió joven y se volvió a casar, esta vez con una hermana de ibn Almali, uno de los secretarios reales, quien a su vez se casa con la única hermana de Rambam. De este segundo matrimonio nace Abraham, su único hijo, que llegó también a ser Gran Rabino.

 

El acrónimo RaMBaM, con que se lo conoce, corresponde a:  Rabi Moisés ben Maimón.

 

Se le consulta desde todo el mundo sobre cuestiones relativas al judaísmo y su autoridad crece día a día.  Hasta su muerte,  en 1204,  trabajó como cabeza de la comunidad Judía y médico de la corte.

Fue sepultado en Alejandría y su tumba es meta de peregrinaciones.”

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/concurso2004/ver/01/culturandaluza/7maimonides.htm

 

 

Tumba de Moisés Maimónides, en Tiberíades, una ciudad en la orilla occidental del Mar de Galilea, en la Baja Galilea, en el Distrito Norte de Israel

 

Grave of Moses Maimonides in Tiberias, Israel

 

 

 

 

MAIMONIDES, MASTER OF MASTERS

 

In the XII century, in agreement with the Hispanic Empire of Alfonso VII; was taking place in Spain, the greater Islamic cultural booming. It was mentioned about it, that “Al-Andalus produced some eminent learned persons who are renewing the science of oriental Muslim authors, giving a new life to the Arab Philosophy, meanwhile themselves are improving mathematics, astronomy and medicine; they also write works that are translated into Latin or into common languages, influencing greatly the Christian scholars’ thought; or being, during several centuries, the principal source of knowledge for astronomers and doctors”.

 

We know about many scholars being first class in different disciplines. Between them, stands Maimonides; who, even if he passed most of his life off Al-Andalus, is considered an outstanding Hispanic figure.

 

MAIMONIDES ,   for  Christian  philosophers ;   Abu  Imram Musa  Ubaidallah ,  for the Arabs;  Rabenu Moshé  ben Maimón – Rambam --, for the Jews; was born in the Islamic Cordoba, in 1135 or 1138; and died in Fostat (Cairo, Egypt) in 1204.

 

This difference mentioning the date of his birth is due to the testimony of an historian scholar, Abraham Zacuto, who found, in ancient books, that he was born on Pesaj’s eve, in the Jewish year 4895, which corresponds to the year 1135 of our Christian era. Nevertheless and according Maimonides’ own words, we may gather that he was really born in 1138. In The commentary of the Mishna, it is said: “I, Moses, son of Maimon... began to write this commentary when I was 23 years old, and finished it when I was thirty, in Egypt, in the year 1479 of the Seleucid era”.

 

In connectivity with Medieval reporters, the date of 1135 for the birth of the great Thinker of Cordoba is mostly taken as the right one.

 

Maimonides possessed an encyclopaedic knowledge and a great memory. He never gave up working. What he achieved is  so extensive that it is difficult for us to understand how he could manage to excel in so many matters. He wrote important works as a philosopher, a jurist, a religious, an astronomer, a commentator and also as a doctor.

 

On a philosophic point of view and according to his own opinions, Maimonides was an Aristotelian thinker; he placed the Jewish philosophy on this base, adapting its teaching to his thorough mentality.

 

Among his philosophical works are:

- Treatise on Logic

- Epistle of the Forced Conversion

- Epistle of the Yemen

- Guide for the Perplexed

- Treatise on Death and Resurrection

- About the Unity of God

- About the Eternal Happiness

 

Maimonides mainly exposes his belief in fundamental agreement between faith and philosophy, between Biblical revelations and Aristotelian system; in such a manner that when discrepancies are shown, all what we have to do is to interpret the Bible allegorically. He held that Truth is unique and the reason has a right to explain the word of God appealing to Aristotle; or, at least, to Avicenna (Arab philosopher who had a great influence spreading Aristotelian philosophy).

 

But Maimonides insisted on the fact that appearance does not mean similarity; he exposed his concept taking as a base the reign of the parable and the allegory. His thoughts are included in the Rabbinical literature, so called because of dealing with post-biblical messages referred to life matters. The Jewish law and thought, for which the Talmud – also called Written Law -- is the guide, was wholly interpreted by Maimonides. As prove, we mention:

- The commentary on the Mishna

- Mishneh Torah

- Responsa (letters and commentaries)

 

Among his great quantity of medical works are:

- Treatise on the Regimen of Health

- Chapters on Moses (medical aphorisms)

- Commentaries on the Aphorisms of Hippocrates

- The book of inventions

- Treatise on the causes of symptoms

- Compendium on the Books of Galen

- Practical Medicine Canons

- Commentary about Names of Drogues

 

We must emphasize that in the XII century, our medieval thinker had already prefigured the psychoanalysis ground; because he advised who was body-sick to see the doctor; and who was psycho-ill, to consult the sages.

 

Among the notable heterogeneity of Maimonides’ works, we also ought to mention the ones related to astronomy. He was very much interested in this science because he wanted to improve his knowledge about the construction of the universe at the highest limit he could reach. This helped him making some corrections to the Jewish moon calendar, composed by years of 355 days. In addition to his Ptolemy’s references about astronomy in the Guide for Perplexes, there is written evidence of his studies in:

- Treatise on the Calendar

- Maimonides’ Neomenia Laws

- Letter about Astrology to the Rabbis of Marseille

 

To understand Maimonides in full dimension, we must take into account the context in which he lived, which was eminently religious in the XII century: Greek philosophers’ thought were expanding into Spain, together with a Muslim concept about Eastern Science.

 

Among those constant cultural movements, he occupied himself analyzing the problems rose by this kind of syncretism, and then informing about his reached conclusions. His more important works are: Guide for the Perplexed – which was first translated into Spanish as “Guía de los Descarriados”, meaning “Guide for the misdirected” --; and the Mishneh Thora, where he systematically introduced the juridical and religious laws of behaviour. These two volumes, together with The Commentary on the Mishna, have a capital importance into Maimonides’ literature.

 

Thanks to the prodigality of his writings, a great quantity of his works could reach our century, despite the multiple problems encountered to reproduce any kind of texts; and this until the XV century, when the printer machine was invented. They have copied with great effort, by hand, and translated into Hebrew and Latin, on parchments, to allow their diffusion and conservation across the times.

 

His learning was applied and transmitted by great masters during centuries; and some of it still prevails, even nowadays.

 

Author:   Elena Piscum

English version:  Mariette Cirerol

 

To deepen into the theme, there is a great quantity of information in Internet. A good one is:

http://en.wikipedia.org/wiki/Maimonides

 

 

Commemorative stone plaque on the tomb of Maimonides

Lápida conmemorativa en la tumba de Maimónides

 

 

Medical prayer attributed to Maimonides, appearing in many Jewish doctors’ practice.

 

Plegaria medical atribuida a Maimónides, apareciendo en muchos consultorios de médicos judíos.

 

 

To see the bibliography and some more pictures, please, go back to the original Spanish paper.