El paso de los ideogramas al alfabeto, fue lento. Los primeros signos de alfabetización que se despojaron de su ideología, fueron los  seiritas, utilizados después por los fenicios. Sus caracteres represen- tan sonidos, de los que deriva la escritura moderna. El cipo reproducido a continuación data del siglo IX antes de Cristo, fue hallado en Nora y su inscripción, en honor al templo de Pumair, contiene la primera mención del nombre de Cerdeña (Italia):

 

Cipo con caracteres seiritas: pilastra o trozo de columna  en memoria de un difunto.

 

 

La escritura moderna deriva de los caracteres formados por los fenicios. Del alfabeto púnico o fenicio, derivan los empleados por los hebreos, griegos, italiotas, iberos, germanos, eslavos, árabes, libios e indios. La abundancia de alfabetos derivados de la antigua escritura jeroglífica egipcia no ha de inducirnos a pensar que fue ésta la única y la más antigua fuente de signos alfabéticos. Probablemente es más antigua la escritura cuneiforme, también de raíz ideográfica, de la cual pongo aquí un ejemplo:

 

A continuación, muestro algunos signos en particular, con su interpretación en francés. En español sería, de arriba abajo: oreja, pozo, mensaje, perro:

 

 

Y ahora, transcribo algunos ideogramas con diferentes modos, dependiendo de la proveniencia de la persona que los escribe. Están traducidos al francés. De arriba abajo y en español, significan: cabeza, mano, golondrina y cebada:

 

 

Los primeros trazos se marcaron sobre la piedra, soporte que fue desestimándose con el tiempo por su falta de manejabilidad. Escribían con pincel o grababan con cincel. Buscando un soporte más práctico, los babilonios empezaron a usar la arcilla. Era mucho más blanda que la piedra y, al secarse, adquiría la consistencia necesaria para su conservación. Los babilonios usaban la escritura cuneiforme que grababan con unos punzones metálicos. Los egipcios prefirieron utilizar tablillas de madera, sobre las cuales escribían con tinta, pues la tinta ya se conocía en su tiempo. Para ello, se servían de unos canutos debidamente preparados. La madera era más ligera y maleable que la piedra y la arcilla, pero los egipcios no estaban satisfechos todavía e inventaron el papiro, que confeccionaban con la fibra de una planta vivaz, de mismo nombre: una especie de caña en forma de palmera, que puede llegar hasta los 3 metros de altura. Los más antiguos papiros que se han encontrado, fueron escritos en Egipto, 3000 años antes de Cristo. Los papiros griegos y latinos que se descubrieron en Egipto, son mucho más recientes. En 1962, se encontró un papiro en Derveni, a 10 kilómetros de Salónica,  y  data  del  siglo IV  antes de Cristo.  Es el primero que se conoce en caracteres griegos.

 

 

Plantas de papiro

 

 

Detalle del libro de los muertos. Texto funerario egipcio sobre papiro,

 que se encuentra en el Museo Egipcio de Turín, Italia

 

Para saber más, pincha aquí